" />

El duro comienzo del emprendedor

¡¡¡Qué alegría, por fin estamos ya en marcha!!! Hace unas semanas aún estábamos ultimando los detalles para la apertura, y ahora ya ni nos acordamos de aquellos días infinitos cortando madera, pintando y decorando… 

Llevamos algo más de un mes, y aunque no nos podemos quejar en absoluto, siempre todo esfuerzo parece poco para atraer nuevos clientes a esta coco-familia. Que si unos folletos con ofertas, que si las galletinas que no pueden faltar para acompañar el cafetín… son pequeños detalles pero que a todos nos gustan cuando vamos a un sitio. Nos gusta el mimo y el cariño por el trabajo bien hecho, y como lo exigimos cuando vamos a algún sitio, en Coconut Gijón nos esforzamos para poder ofrecerlo. 

Hay días en los que la cabeza nos da mil y una vueltas, pensando y repensando cómo mejorar en esto o en lo otro. Es una tarea difícil, pero después de todo, merece la pena.

Dicen que los comienzos son duros, y es verdad. Pero qué alegría poder disfrutar de un negocio propio, con una familia que cada día va creciendo poco a poco. Así nos ocurrió con Goretti, por ejemplo, que llegó en el momento preciso en el que andábamos buscando una persona para estética, que nos complementara con los servicios de peluquería de los que se encarga Juan, y de los de bienestar, de los que se ocupa Dani, un servidor. Una familia en equilibrio y armonía que se siente, se palpa, se respira. 

En Coconut Gijón, cada cliente que llega se convierte en un amigo, y eso creo que es la clave para un negocio de cercanía. Somos nuevos como empresarios, pero este es nuestro barrio, donde tenemos nuestra casa desde que nacimos y para nosotros es muy importante el atender a nuestros vecinos de siempre, creando además una red de cooperación con otros establecimientos.

Para la vida, como para los negocios, el boca a boca, el que hablen bien de uno o que nos recomienden, es crucial para crecer. Y gracias a todas las personas que ya confían en nosotros, esta familia «coconuda» continúa creciendo cada día

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *